El CNAE, criterio de evaluación fundamental para conseguir financiación

El CNAE, criterio de evaluación fundamental para conseguir financiaciónSomos parte de un entorno muy cambiante y competitivo, que hace que constantemente nos reinventemos. Manoel Gadi, Director de Rating de Bravo Capital, afirma que deberíamos reinventar también nuestras fuentes de financiación porque existen criterios distintos que nos darán un margen importante en las fases de nuestra empresa.

Entre la banca tradicional y la financiación alternativa existen partes similares y otras distintas. Tanto Bravo Capital como la banca, analizan la calidad crediticia de una empresa para distinguir las empresas que devolverán el importe inicial prestado más los intereses de las que no. La principal diferencia entre ambas fuentes es su objetivo. La banca busca maximizar una fórmula compleja llamada “Return On Risk-Adjusted Capital” (RORAC) o lo que es lo mismo, que una empresa que sufre una mala situación momentánea y otra con problemas para financiar el incremento de capital circulante para conseguir expandirse, encontrarán un no casi seguro por parte de la banca. En cambio, las empresas de financiación alternativa pueden ver la situación desde un panorama más amplio, calculando la situación en la que quedaría esa empresa aportando el capital que necesita.

Los sistemas de “rating” o de medición de la calidad crediticia es un dato importante pero no relevante y cada entidad debe crear sus métodos de evaluación para separar <<el trigo de la paja>>.

La herramienta más importante para crear estos métodos es la comparativa sectorial mediante el CNAE (Clasificación Nacional para Actividades Económicas) de la empresa.

La elección correcta del CNAE puede significar la vida o la muerte para la expansión de una empresa. Durante la constitución de la sociedad, las empresas no dedican nada de tiempo en elegir correctamente el CNAE y este error puede ser grave cuando las empresas crecen y es este es necesario para diversificar sus operaciones.

Lo interesante es que la financiación alternativa no sólo estudia datos históricos sino que puede ajustarse a otros factores a los que la empresa no le ha dado importancia, como puede ser el CNAE. Estos y otros factores son los que permiten que Bravo Capital sea más flexible que la banca.

Consultar prensa en el siguiente enlace:

La Razón