Bravo Capital, el mercado de capitales privado de las empresas españolas

alternativa financieraBravo Capital se configura como una verdadera alternativa para un alto número de empresas españolas que buscan crecer y cuyas necesidades financieras no eran cubiertas convenientemente por las soluciones que había en su alcance.

Es el caso del Mercado Alternativo de Renta Fija (MARF), una iniciativa que buscaba canalizar recursos financieros a un gran número de empresas solventes que podrían encontrar así una vía para obtener recursos mediante la emisión de títulos de renta fija. La idea era que las empresas pudieran obtener una vía de financiación alternativa a las líneas de crédito tradicionales.

Sin embargo, por las duras condiciones exigidas para estas emisiones, muchas pymes tienen el acceso restringido y son las que más dificultades encuentran a la hora de acceder a este mercado de capitales. Es por ello, que su financiación hasta hace poco procedía en su totalidad de entidades financieras que, con su política restrictiva del crédito, puede comprometer el negocio o impedir su crecimiento.

En este punto, Bravo Capital se presenta como la alternativa de financiación a los bancos, ya que financia el crecimiento empresarial de forma ágil y sencilla. “Nos podemos considerar el MARF de las empresas de menor tamaño”, comenta Manu Marín, senior banker de Bravo Capital.

Una de las mayores ventajas que ofrece Bravo Capital es que todas las compañías, independientemente de su tamaño o sector, pueden acceder a los fondos. De esta manera, las empresas tienen la opción de diversificar su financiación para que su negocio no esté condicionado en cada momento por las políticas de crédito de la banca.

Otra de las características positivas con las que cuenta Bravo Capital es que no está limitada por importes mínimos ni máximos. Según Manu Marín, “existe una demanda por parte de las empresas de financiar su crecimiento; en Bravo Capital no hay límites en los importes, estamos volcados en las operaciones a corto plazo por lo que las compañías tienen plena libertad de maniobra”.

Otra de las premisas en las que se asienta Bravo Capital es la inmediatez, ya que en un par de semanas se puede dar luz verde a la operación. “Queremos que las empresas vean la necesidad de diversificar las fuentes de financiación a todos los niveles porque de un mayor acceso a fondos dependerá su estabilidad presente y futura”, explica Marín.

Bravo Capital es una sociedad dotada de 400 millones de euros, que pone a disposición de las empresas con una vocación de crecimiento empresarial. Con esta dotación, Bravo Capital tiene los fondos listos para entregar a las empresas. Esta innovadora forma de obtener recursos financieros es una tendencia que se va a imponer en España en los próximos años y que ya está muy asentada en países como EEUU y Alemania.

Si quiere ampliar información sobre ésta noticia, consulte aquí